Especialidad en fertilidad humana

Lograr concebir, nuestra mayor dedicación y compromiso con tu pareja.

                             La infertilidad

La infertilidad se define como la incapacidad para lograr un embarazo después de docce meses de relacciones sexuales sin ningun tipo de protección, lo cuál tambien incluye la imposibilidad                de llevar un embarazo a feliz término.

Se calcula que de las parejas en edad reproductiva, hoy en día una de cada cinco a seis, es decir, aproximadamente el 15 a 20 % tiene dificultades en su proceso reproductivo.

La dificultad para concebir un hijo debe entenderse como un problema de pareja.

Actualmente, al estudiar las parejas con infertilidad, encontramos causas que explican el problema en el 40% de los varones, 40% de las mujeres y, en un 20% de los casos, se encuentran  alteraciones en los dos miembos de la pareja. 

 

        Tratamientos

Existen diferentes formas de abordar el problema, desde tratamientos médicos y/o quirúrgicos hasta las técnicas denominadas de reproducción asistida.

Se estima que el 90% de las parejas con problemas de fertilidad lograrán tener un hijo con la ayuda de los diferentes tratamientos existentes incluyendo las técnicas de reproducción asistida.

El tiempo para lograrlo depende del diagnóstico y de la técnica que se necesite.

         

       In vivo

 

1.  Relacciones narutales dirigidas: En este caso la pareja se somete a una orientación de su ciclo ovulatorio buscando el momento propicio para lograr su embarazo.

 2.  Inseminación artificial: Es el deposito de espermatozoides en la cavidad uterina en forma artificial. La inseminación puede hacerse con espermatozoides procedentes de la pareja (homóloga) o, en casos necesarios, de un donante anónimo (heteróloga.) El semen es capacitado previamente, es decir que los espermatozoides se separan del resto del eyaculado para luego ser introducidos con una cánula o catéter dentro del útero. 

 

                           In vitro

 

La fertilización in vitro (FIV o IVF por sus siglas en inglés) es una técnica en la cual la fecundacción de los óvulos por los espermatozoides se realiza fuera del cuerpo de la madre y es el principal tratamiento para la infertilidad cuando otros métodos de reproducción asistida no han tenído éxito. El proceso comprende las siguientes etapas:

              1. Estimulación ovárica
              2. Aspiración folicular
              3. Fecundación o fertilización
              4. Transferencia embronaria
              5. Criopreservación de embriones

 

 

 

             

Asesorías

Nuestra experiencia nos ha demostrado que antes de tener una consulta médica formal, es conveniente una orientación y análisis individual con nuestros especialistas, para que te guíen de manera puntual evitando gastos innecesarios de tiempo, dinero y recursos. Así agilizamos el manejo del problema y optimizamos los resultados del embarazo.

             

Diagnóstico

El objetivo será determinar las causas de la dificultad para lograr el embarazo tanto desde el punto de vista masculino o femenino.

Nuestras estadísticas muestran que existen causas de la dificultad para lograr el embarazo proporcionalmente igual en ambos cónyuges hasta en un 70% de los casos, mientras en el restante 30% coexisten causas comunes en los dos miembros de la pareja.

Dada la energía física y emocional que conlleva el no lograr el embarazo, nuestra infraestructura ha sido diseñada para que el diagnóstico, tanto desde el punto de vista clínico como de laboratorio, sea realizado en la primera visita en un alto porcentaje de las parejas.

             

Tratamientos

El éxito del tratamiento dependerá de un excelente diagnóstico, pues desde los tratamientos más sencillos hasta los más sofisticados tienen éxito en la medida en que se seleccionen adecuadamente para cada caso en particular.

En nuestra institución te ofrecemos diferentes tratamientos, de acuerdo a tu caso, que involucran terapias hormonales, inmunológicas y complementarias, tratamientos quirúrgicos, por lo general mínimamente invasivos de tipo endoscópico, y tratamientos de reproducción asistida de baja (inseminaciones) o alta complejidad (Fertilización in vitro, ICSI, etc), con los cuales, en todos y cada uno de ellos, se logran resultados exitosos en términos de embarazo.