Cirugía Ginecológica

Una solución para caso únicos.
¿Qué es?

La cirugía ginecológica por vía endoscópica consiste en la realización de procedimientos quirúrgicos mediante la utilización de métodos de mínima invasión los cuales se denominan Laparoscopia e Histeroscopia. Técnicamente la laparoscopia consiste en la exploración de la cavidad abdominal para detectar anormalidades anatómicas o funcionales de los órganos genitales internos (útero, trompas y ovarios), dicha exploración se logra introduciendo un lente cuyo diámetro es de 5 a 10 mm, generalmente localizado a nivel del ombligo el cual mediante una cámara permite la visión y valoración de la pelvis femenina. La Histeroscopia consiste en la introducción de un lente en la cavidad uterina a través de la vagina y del cuello del útero con el fin de valorar la funcionalidad y cualquier anormalidad anatómica o patología y al igual que la laparoscopia permite la posibilidad intervenir en caso de encontrarse algún hallazgo que así lo amerite en el mismo tiempo quirúrgico.

¿Qué ventajas tiene?

A pesar de ser procedimientos quirúrgicos que deben ser realizados bajo anestesia y en quirófano, son ambulatorios, en general con rápida recuperación y escasa incapacidad, son mínimamente invasivos (heridas y cicatrices de 1 cm) y como ya lo mencionamos permiten el tratamiento en el mismo acto quirúrgico en un buen porcentaje de los casos.

¿Cuándo está indicada?

De acuerdo a la historia clínica de la paciente ginecológica o de la pareja que presenta infertilidad y de los exámenes diagnósticos que se realicen, en casos individualmente seleccionados estará indicado el estudio endoscopio en la mujer con el fin de aclarar su diagnostico, con la ventaja de que si existen hallazgos que puedan ser solucionados en el mismo tiempo quirúrgico, hasta en un 80 % de los casos. El estudio endoscópico no solo nos dará el diagnostico sino que será posible tratar la paciente en el mismo acto.

Conoce más información
cuando esta indicada